Consejos

El ahogamiento es un grave problema de seguridad pública. Deseamos ofrecer consejos a todos los padres para mantener su seguridad en y alrededor del agua: NUNCA dejes solo a un niño cuando haya agua alrededor. No importa si ha tomado clases en ENAI o en cualquier otro lugar.

¡NADIE ESTA EXENTO AL AHOGAMIENTO!

Evita usar flotadores de cualquier tipo; dan un falso sentido de seguridad. Acostumbrados a flotar con ellos, cuando se los quitas, los niños brincan al agua y no saben cómo responder. También crean hábitos de nado vertical y con la cabeza fuera del agua. Esto causará retraso en el aprendizaje para nadar horizontalmente y con la cabeza dentro del agua.

Las clases de natación deben ser sólo una de las muchas medidas de precaución.

Si tienes alberca en tu casa:

  • Aprende y enseña a tus hijos a nadar.
  • Aprende RCP.
  • Ten una reja alrededor de la alberca de al menos 60 pulgadas de altura.
  • La puerta hacia la alberca debe estar siempre cerrada.
  • La puerta hacia la alberca debe abrirse jalándose hacia la persona para que el niño no pueda empujarla, evitando así que el niño entre al área de la alberca.
  • La puerta debe tener un resorte que cierre sola.
  • El candado de la puerta debe estar a una altura inalcanzable para los niños.
  • Instala una alarma que avise cuando se abra la puerta.
  • Instala una red sobre el agua.
  • Debe haber un salvavidas (anillo o tabla) instalado cerca que no sea para juego sino para uso en caso de emergencias.
  • Saque de la alberca todos los juguetes al finalizar al día para evitar llamar la atención del niño.
  • Ten un teléfono siempre disponible para emergencias, y los números de emergencia a la mano.
  • Nunca nades solo.

Consejos en caso de eventos sociales en alberca

  • Asigne a un adulto como observador. Pueden ser dos adultos y tomar turnos. Esta persona tendrá la responsabilidad de estar 100% atenta a la alberca. Debe contar el número de personas en el agua constantemente.
  • Evite clavados, brincos, empujones y otros juegos bruscos.